Eric Arthur Blair nació en 1903 en Motihari, India, cuando era parte del Imperio Británico, trasladándose junto a su familia a Inglaterra a la edad de dos años. Tras terminar sus estudios en Eton gracias a una beca, en 1922 se unió a la Policía Imperial Inglesa en Birmania donde, tras cinco años de servicio, se retiró a causa de su aversión al Imperialismo. Tras un fallido paso por París, donde trabajó como lavaplatos, la pobreza extrema lo llevó a desempeñarse como maestro de escuela y vendedor en una tienda de libros de segunda mano, experiencias que le dieron temas para sus primeros escritos adoptando el seudónimo de Georges Orwell en 1933.

 A comienzos de 1936 Orwell investigó las duras condiciones de vida de la clase obrera al norte de Inglaterra, publicando El camino a Wigan Pier. Fue la constatación de la injusticia social y la solidaridad de la clase trabajadora las que impulsaron en él una conciencia y un compromiso político de izquierda, que lo llevaron a finales del mismo año a participar en la Guerra Civil Española, como voluntario en las Brigadas Internacionales, experiencia que relató en el libro Homenaje a Cataluña, y que lo convenció del socialismo democrático en contra de los totalitarismos fascistas y estalinistas de la época, afiliándose a su regreso a Inglaterra al Partido Laborista Independiente en 1938. Durante la Segunda Guerra Mundial recibió la Medalla de la Defensa por su participación en la Home Guard y trabajó como propagandista en el Servicio Oriental de la BBC renunciando en 1943 para trabajar en el Tribune, diario de tendencia izquierdista, por lo que fue vigilado por la inteligencia británica.

En 1945 escribió Rebelión en la Granja, una fábula satírica crítica del régimen estalinista, pero su obra más famosa es 1984, una distopía sobre un futuro totalitarista, que sigue siendo un éxito desde su publicación, el 8 de junio de 1949, hasta hoy en día dada su clarividencia y actualidad. A partir de la novela apareció el concepto de sociedad orwelliana, caracterizada por la manipulación informativa, la vigilancia masiva y la represión política y social, personificada en la figura omnipresente del Gran Hermano. Su obra refleja bien la lucha del individuo contra las fuerzas políticas y económicas mostrando siempre una lúcida y fuerte crítica social llena de moralidad y rebeldía revolucionaria. Dado los paralelismos de la novela con la realidad actual se ha convertido en una severa advertencia de lo que puede llegar a convertirse nuestra sociedad. Orwell pasó los últimos tres años de su vida entre hospitales aquejado de tuberculosis, falleciendo en Londres a la edad de 47 años en 1950. Su pensamiento y valores pueden resumirse en su frase “Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano”.

La Historia es nuestra y la hacen los Pueblos

Jorge Alejandro Araya Moya, Profesor de Historia y Geografía

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of
× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí