El Movimiento estudiantil de 1968 fue un movimiento social que buscaba un cambio democrático en México y que se enfrentó al  gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) el que lo criminalizó y acusó de ser un peligro para la seguridad nacional. Los dirigentes del PRI consideraron la protesta estudiantil un intento de revolución comunista, por lo que recibieron apoyo del Pentágono, el que envió durante 1968 asesores expertos en la lucha antisubversiva para entrenar a los militares mexicanos.

En 1968 iban a celebrarse en Ciudad de México los XIX Juegos Olímpicos, oportunidad que el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) quería aprovechar para mostrar al mundo el progreso del país. Sin embargo diez días antes de la gran inauguración, una masacre tiñó de sangre sus calles. Los dirigentes estudiantiles del Consejo Nacional de Huelga habían convocado un mitin en respuesta  al retiro del Ejército de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), sin embargo el presidente Díaz Ordaz, que veía en las revueltas estudiantiles una gran amenaza, dio luz verde a la Operación Galeana. El 2 de Octubre de 1968, en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, Ciudad de México, se congregaron casi 50.000 estudiantes, docentes, trabajadores y simpatizantes del movimiento. De todas las calles convergentes, aparecieron las fuerzas del ejército, rodeando la plaza en una tensa calma. A las 18:00 horas pasó un helicóptero y disparó una bengala comenzando el tiroteo en contra de los manifestantes convocados por la dirigencia huelguista.

 La matanza fue perpetrada por un grupo paramilitar bautizado “Batallón Olimpia”, cuyos integrantes, infiltrados en la manifestación, iban vestidos de civil con un pañuelo o guante blanco en la mano izquierda, en conjunto con el Ejército Mexicano, la Policía Secreta y la Dirección Federal de Seguridad (DFS). Tras la matanza, el ejército  irrumpió en los departamentos de los edificios de la Unidad Tlatelolco, para capturar a los manifestantes que habían logrado escapar. Casi 400 estudiantes murieron aquel día, y más de mil resultaron heridos de gravedad. Los cuerpos fueron retirados en camiones para recolección de la basura para su posterior incineración clandestina. La periodista italiana Oriana Fallaci, corresponsal de guerra en Vietnam en 1967 y que resultó gravemente  herida en Tlatelolco, declaró que era la peor masacre que había visto en su vida.

 El sábado 12 de octubre de 1968, Díaz Ordaz estuvo presente en la inauguración de los XIX Juegos Olímpicos, bautizados como una cruel ironía del destino, la olimpiada de la paz. El movimiento estudiantil de 1968 fue disuelto finalmente en diciembre de ese año. Nunca se aclararon las responsabilidades de la matanza, aunque hoy día se sabe que Díaz Ordaz colaboró con la Agencia Central de Inteligencia de los EE.UU. (CIA).  Desde 2011 el día 2 de octubre se conmemora en México la matanza, a través de un duelo nacional en memoria de los mártires de la democracia.

La Historia es nuestra y la hacen los Pueblos                                                                                                                                                                        Jorge Alejandro Araya Moya  Profesor de Historia y Geografía

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of
× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí