En 1972 el Presidente de México Luis Echeverría, en su viaje a Chile con motivo de la tercera edición de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD III), como una manera de estrechar lazos, manifestó el valor modélico de la Revolución Mexicana para ambos países, lo que fue refrendado por el presidente Salvador Allende. En este contexto, el museógrafo mexicano, Fernando Gamboa concibió un nuevo programa de exposiciones internacionales, con 169 obras de los grandes muralistas mexicanos, Diego Rivera (1886-1957), José Clemente Orozco (1883-1949) y David Alfaro Siqueiros (1896-1974), de la colección del Doctor Alvar Carrillo Gil (1898-1974), donadas al Estado Mexicano, y que en la actualidad forman parte de la colección del Museo de Arte Carrillo Gil. En consecuencia, el 24 de julio de 1973, por deseo expreso del Presidente Luis Echeverría, después de la presentación en el Museo Nacional de Praga, la colección viajó a Santiago de Chile, para ser exhibida en el Museo Nacional de Bellas Artes.

Semanas antes de su viaje a Chile, en la inauguración del Museo de Arte Moderno Jesús Soto en Ciudad Bolívar, Venezuela, Gamboa se encontró con el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Nemesio Antúnez, concordando que él iba a recibir la exposición en su museo, a título de anfitrión, por lo que, un día después de su llegada a Santiago de Chile, el 8 de septiembre de 1973, Gamboa se dispuso a instalar tres exposiciones: una compuesta por 1500 libros, otra de artesanías mexicanas y la Colección Carrillo Gil. Durante tres días, Gamboa distribuyó en la planta alta del Museo, 169 obras: 128 de Orozco en 4 salas y dos rotondas, 34 de Siqueiros en una sala y dos rotondas y una sala para las siete obras de Rivera. El 13 de septiembre el presidente Salvador Allende inauguraría la exposición.

Sin embargo, el 11 de septiembre de 1973, Gamboa, que se encontraba hospedado en el Hotel Carrera frente a La Moneda, fue testigo del golpe de estado y consciente de que la valiosa colección de arte ’Doctor Alvar Carrillo Gil’, que iba a inaugurar el presidente Salvador Allende, corría serio peligro, trató de ir al Museo de Bellas Artes pero fue violentamente detenido por un carabinero a empujones y culatazos pese a que Gamboa le decía que era diplomático mexicano. Sin tener noticias sobre dónde y en qué condiciones se encontraba la colección, Gamboa, el 15 de septiembre de 1973, supo que el Museo de Bellas Artes había sido ametrallado por 4 tanques a las cinco y media de la tarde pero, con la esperanza de que no les habría sucedido nada a las obras de arte, continuó porfiadamente sus gestiones para recuperar la colección y sacarla del país. Finalmente, El 26 de septiembre de 1973, un avión de la compañía Aeroméxico volaba desde Santiago de Chile a Ciudad de México con 27 cajas, con un peso de dos toneladas y aseguradas en veinte millones de pesos, que contenían la colección y que habían estado confinadas en una bodega del Palacio La Moneda que fue bombardeado durante el golpe militar que derrocó a Allende.

El museógrafo, artista, diplomático y promotor cultural mexicano Fernando Gamboa falleció en 1990, pero el coraje y determinación mostrados en 1973 permitieron que 42 años después, el 20 de  noviembre de 2015, finalmente se inaugurara en Santiago de Chile “La exposición pendiente. 1973- 2015. Orozco, Rivera y Siqueiros” reforzando los lazos culturales entre dos naciones hermanas.

La Historia es nuestra y la hacen los Pueblos                                                                                                                                                                        Jorge Alejandro Araya Moya  Profesor de Historia y Geografía

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of
× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí