Por. Jaime Troncoso

La crisis sociopolítica que estamos viviendo en Chile no la generó la evasión del metro por parte de los estudiantes, ni el alza de los pasajes del mismo. Tiene que ver con un destrato profundo de la clase política, económica y social para con los chilenos de a pie, con el trabajador.

El “pacto social” impuesto a fuego por la dictadura de Augusto Pinochet y su Constitución implotó y no hay vuelta atrás. Los factores de este desastre de la democracia se fundan, principalmente, en la desigualdad que caracteriza esta tierra.

El modelo económico capitalista que refundó Chile post Golpe de Estado, creó a un ser -esencialmente- individualista. Se erradicó casi por completo el sentido de grupo, lo colectivo pasó a un cuarto plano y el “todo lo que tengo es gracias a MÍ esfuerzo” se hizo moneda común.

Un ciudadano desprovisto de empatía emergía como reflejo de lo que nos obligaron a ser. El nuevo rico del barrio, el jaguar de Sudamérica…el facho pobre, se levantó y fue creado para aplastar al verdadero chileno que siempre estuvo del lado de su gente.

A este mar de fondo, se unen las nefastas burlas por parte de los funcionarios del Gobierno de Sebastián Piñera en contra de la gente: “levántense más temprano”, “bajó el precio de las flores” y la que retrata con mayor fuerza y claridad lo que representa –ideológicamente- a este desgobierno de derecha:

“Los estudiantes no tienen derecho a protestar, porque no se les subió el pasaje a ellos” Gloria Hutt, Ministra de Transporte y Comunicaciones. Y ahí se les cayó la bombacha. Quedaron retratados.

Esa es la lógica de este gobierno y muchos de la Concertación…”sino te afecta a ti, para qué moverse por el otro no”. Ahí está el meollo del asunto. Así nos quieren, desprovistos de toda lógica colectiva, humana, real.

En este momento es donde aparece el rol de los medios de comunicación. Los cuales están totalmente sesgados a la hora de mostrar la “realidad”. Hay que tener en claro que cuando lo que se visibiliza y masifica está centrado casi únicamente en actos vandálicos, se está abandonando el verdadero rol del periodismo.

Qué duda cabe que han sido los medios los que le han dado manija a la polarización que ha propuesto Piñera mostrando saqueos donde las Fuerzas Armadas brillan por su ausencia (hay más de 10 mil funcionarios –se supone- en las calles…¿dónde se fondearon?).

Y esto no hay que ocultarlo: “Estamos en Guerra”, dijo Sebastián Piñera, en guerra con quién, sr presidente. Esto es lo que se denomina “La Doctrina del Shock”, instalar una sensación de caos, de fragilidad con el objetivo de mantener la cosas tal cual.

El señor Piñera tiene la gran chance de reconfigurar el “Pacto Social” aniquilado por las lógicas neoliberales de la economía impuesta por la Dictadura de Pinochet. La pregunta es muy simple: ¿Estará dispuesto a hacerlo o seguirá en su lógica de defender el modelo económico impuesto por un tirano y que hoy representa a la clase empresarial de nuestro país y que no pasa del 1% de la población?

La pelota la tiene Piñera. ¡Hazte cargo!

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of
× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí