En un mediodía muy caluroso en la comuna de Talagante, el cuadro local buscaba asegurar el primer lugar del grupo 2 de la fase regular frente a un débil rival como era el colista Jireh F.C.

Existía gran efervescencia entre la hinchada local por ver a su equipo imponerse con claridad en su Estadio y seguir mostrando sus credenciales al título, situación que finalmente ocurrió.

El partido transcurrió siempre por los caminos que delineó el cuadro local. El triunfo de Provincial Talagante nunca estuvo en discusión, pasando inclusive en gran parte del segundo tiempo como una lucha muy dispareja, es decir, entre David y Goliat, claro que acá David no pudo imponerse milagrosamente, como sí ocurrió en la historia bíblica. A esas alturas del partido, minuto 65 aproximadamente, el portero de Jireh estaba totalmente destruido, devastado, cabizbajo, prácticamente resignado y entregado a su suerte. Sin considerar que sus compañeros de defensa pecaron casi siempre de una inocencia inusitada, faltos de confianza, cometiendo yerros que en ocasiones resultaron fatales al transformarse en goles en contra, evidenciando claramente el por qué la ubicación en la tabla de posiciones y la gran cantidad negativa de goles que ostentan. Como si fuera poco todo lo anteriormente descrito al final del primer tiempo, el cuadro del águila, pierde por lesión a su mejor jugador, me refiero a Mauricio Lara, quien siempre comandó los escasos ataques de Jireh y que consiguió el 1 a 2 transitorio, vía tiro penal a los 20’, además de sumar que en la segunda mitad el equipo de Macul sintió el rigor del partido sumado al calor imperante, provocando que muchos jugadores fueron presas de calambres y lesiones musculares. No puedo dejar de consignar una jugada que enaltece el compañerismo y juego limpio, cuando el marcador estaba 6 a 1, Jorge Moreno, delantero del cuadro brujo, enfiló un ataque rumbo al área, enfrentó a su marcador quien ante la “bicicleta” del talentoso jugador cae al piso solo, quizás extenuado, provocando que el goleador local no avanzara hacia el arco de Jireh, teniendo el camino absolutamente despejado y solo como oposición al arquero visitante, sino que retrocediera la pelota hasta tres cuartos cancha. ¡Lindo gesto!

En síntesis, los tempraneros goles de Peñailillo a los 6’ y de Moreno a los 15’ fueron la avant premier de la crónica de una muerte anunciada para el cuadro capitalino, el descuento del conjunto bíblico solo fue un oasis porque después se desencadenó la secuencia de goles que inició Rubilar a los 39, y continuaron Moreno, Salazar, Torres y Núñez a los 48, 60, 70 y 75’ respectivamente, este último de lanzamiento penal.

En resumen, el sol fue principal espectador de una linda tarde de Agosto provista de un vistoso juego por parte de Provincial Talagante y llena de la máxima magia del fútbol….. Los goles.

Por:       Rodrigo Catalán Q.

Fotos:   Miguel Schneider

 

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of
× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí