Columna del Profesor Jorge Araya: La invasión de Kuwait

Publicado el: 01 Agosto 2017
361
Visitas

 

"Un país demasiado rico para su propio bienestar"                                                                                  
jeque Yaber III Al-Ahmad Al-Yaber Al-Sabah (1926 - 2006)

En el siglo XVI varios clanes de la tribu Al-Aniza emigraron hacia la orilla norte del Golfo Pérsico desde Arabia central eligiendo como Jeque, en 1756, a Abdul Rahim al-Sabah, fundador de la dinastía que aún gobierna el país. Por esa época el lugar comenzó a ser denominado Kuwait, diminutivo de al-Kut, que en  árabe significa "fuerte". Hasta fines del siglo XIX, el Imperio Otomano estuvo aliado con la familia Sabah pero,  en 1899, amenazaron con anexar Kuwait, por lo que los Sabah pidieron ayuda a Gran Bretaña. Al terminar la Primera Guerra Mundial,  Kuwait pasó a ser un protectorado británico separado del recién creado reino de Irak, que lo reclamaba como provincia. En 1938 se descubrió petróleo, otorgándose la concesión a la Kuwait Oil Co., integrada por la BP británica y la Gulf norteamericana, comenzando las exportaciones en 1946.

En 1961 se negoció la independencia de Kuwait proclamando Emir al Jeque Yaber III Al-Ahmad Al-Yaber Al-Sabah, cosa que Irak se negó a reconocer afirmando que era una creación artificial de los ingleses para conservar el acceso al petróleo.  La riqueza, combinada con la debilidad militar, obligó al Jeque a buscar la protección del exterior. Tras la caída en 1979 del Sha de Persia, el régimen de Irán trató de propagar la revolución Islámica al emirato, por lo que Kuwait, aunque técnicamente neutral, prestó asistencia importante a Bagdad, incluyendo el tránsito de bienes y más de $ 6 mil millones en préstamos, durante la guerra que el régimen de Sadam Hussein libró con el régimen de los ayatolá (1980-1988).

Terminada la guerra entre Irán e Irak, Kuwait reclamó el pago de 15 mil millones de dólares de préstamos de guerra a lo que Irak se negó, alegando que había defendido a Kuwait. Por su parte, Irak acusó a Kuwait de estar «robándole» petróleo, al bombear hidrocarburos de los yacimientos comunes por ambos lados de la frontera, reclamando 2.400 millones de dólares en compensación, solicitando la anulación de todas sus deudas con Kuwait y exigiendo  un pago de US$2.500 millones más. El Emir kuwaití se negó, por lo que el 31 de julio de 1990, la parte iraquí abandonó la reunión organizada entre funcionarios kuwaitíes e iraquíes en Jiddah (Arabia Saudita) y el 2 de agosto, al mismo tiempo que se anunciaba una revolución islámica en Kuwait, las tropas iraquíes cruzaban la frontera del Emirato ocupando su capital. El Emir de Kuwait se refugió en Arabia Saudita, junto con su familia. Un gobierno provisional, pro-iraquí, pidió la fusión total con Irak por lo que  el emirato fue declarado provincia iraquí.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó las acciones de Bagdad exigiendo que Sadam Hussein ordenara a sus tropas retirarse de Kuwait. El 6 de agosto se resolvió el boicot comercial, financiero y militar a Irak y el 29 de noviembre se autorizó la utilización de la fuerza si Irak no se retiraba de Kuwait antes del 15 de enero de 1991. Al día siguiente EEUU inició la operación Tormenta del Desierto que terminó con la derrota de Irak y la liberación de Kuwait. La guerra tuvo un alto impacto sobre el país por el incendio de casi todos los pozos petrolíferos al retirarse las tropas de ocupación, por lo que Kuwait no pudo producir petróleo hasta 1992. El jeque Yaber III Al-Ahmad Al-Yaber Al-Sabah, Emir de Kuwait,  nunca se recuperó de este conflicto hasta su muerte en 2006.

“La Historia es nuestra y la hacen los Pueblos”                                                                                                     
Jorge Alejandro Araya Moya, Profesor de Historia y Geografía

Facebook    Twitter    Instagram   
Facebook

autos usados chile autos el rastro el rastro empleos