Cada día que pasa nos enfrentamos a un mercado cada vez más saturado de profesionales. Lo anterior no solo genera un tema de complejidad en la búsqueda de opciones de trabajo para ellos, sino que a la vez, se produce un exceso de oferta frente a una cada vez menor demanda de empleo.

El mundo cambia y junto con ello las empresas, estamos entrando a una generación tecnológica que mira el trabajo desde una perspectiva automatizada, por ende, hoy se empieza a valorar el trabajo de las máquinas por sobre el de las personas. Los jóvenes profesionales o futuros profesionales tienen absoluta claridad de que el futuro que a ellos les espera es cada día más incierto y complejo.

Años atrás el acceder a una educación superior de calidad era realmente un enorme esfuerzo para las familias, pero que podía verse recompensado en un mediano plazo. Sin embargo, hoy existe una notoria diferencia, puesto que el acceder a la educación universitaria o técnica continúa siendo de un alto costo para las familias, pero esta vez asumiendo que la incorporación o inserción de su hijo o hija al mundo laboral en muchos casos será sumamente complicada y generará no solo un estrés en el candidato, sino que también en su núcleo familiar.

EN BUSCA DE LAS SOLUCIONES

¿Cómo podemos enfrentar dicho escenario sin dejar de estudiar, sin dejar de creer en el futuro y sin considerar que la automatización es la solución a todos los temas? Frente a aquello podemos realizar o desarrollar un sinnúmero de análisis, en cuanto a la forma y fondo de los hechos, podemos escribir libros y libros sobre esto, pero al final de cuentas aquello no resolverá el problema principal que hoy nos atañe y del cual somos responsables como sociedad.

Entonces, ¿qué consejos darles a nuestros hijos sobre el futuro? ¿Debemos como padres realizar el esfuerzo económico que significa pagar la Universidad o Instituto para intentar garantizar un mejor futuro a nuestra decendencia?, ¿qué consejos podemos darles a los padres y a los hijos sobre lo que hoy estamos enfrentando como sociedad a nivel mundial? Desde nuestra experiencia como consultora, que día a día se encuentra lidiando con este tipo de problemas, podemos señalar lo siguiente: El estudiar no solo debe ser mirado desde la visión de poder acceder a una mejor posición económica y social, sino que como una forma de desarrollo sociocultural. El estudio entrega conocimiento, valores, información y lo más importante es que nos permite estar mejor preparados para enfrentar a la sociedad y a las tecnologías en particular, por lo mismo, debemos mirar el estudio como una oportunidad de conocimiento y mejora.

El saber que el mercado profesional es cada vez más complejo, también nos impone un excelente desafío, el cual como futuros profesionales debemos estar preparados para lidiar. Buscando nuevas formas de innovar y volver a la esencia de todo trabajo, donde las maquinas aún no pueden reemplazar al 100% la mano de obra, pues en los procesos automatizados todavía se requiere de la asistencia humana. Debemos siempre tener presente que los valores y principios que tenemos como sociedad son un pilar fundamental para ésta y que no puede ser reemplazado por sistemas o procesos.

Persistir, pero nunca desistir debe ser siempre nuestro lema. El futuro laboral es complejo, pero no por ello debemos dejar de lado el estudiar, trabajar, planificarse para formar familia y de confiar en que solo nosotros somos responsables de cambiar el futuro y no el mercado, las empresas, las máquinas. El cambio será efectivo cuando nosotros como profesionales estemos dispuestos a desarrollar y potenciar nuestras capacidades, en un escenario que día a día se digitaliza más y donde debemos ser un complemento principal de aquello.

No Comments
Post a Comment

× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí