• Con la llegada de la primavera, se inicia también la temporada para disfrutar los espacios exteriores. Especialista de la Universidad del Pacífico entrega algunos consejos para aprovechar al máximo nuestras terrazas y balcones.

 

Las terrazas nos permiten crear espacios relajados y de descanso, para darle vida al exterior de nuestras casas y departamentos. «Si bien las terrazas no siempre podrán ser parte de un jardín o se encontrarán frente a una gran vista del paisaje o la ciudad, son espacios relacionantes, ya que nos ayudan a complementar un equilibrio del confort interior de nuestras salas y habitaciones, con el espacio al aire libre y la naturaleza», señala Carolina Montt, directora de la Escuela de Diseño de la U. del Pacífico.

En ese sentido, y particularmente para el diseño de terrazas en espacios reducidos, explica que siempre será importante destacar qué ambiente, carácter o destino se quiere conseguir. «Es muy distinto si se trata de un lugar para comer o un lugar simplemente para estar, para el descanso o solo un pequeño jardín urbano que permita estar en el exterior», precisa.

Sin embargo, Carolina Montt dice que hay que tener siempre en consideración que el mobiliario que se utilice sea apto para exteriores y contar con la presencia de plantas, cuidando que estas requieran de poca luz y ojalá de hojas pequeñas, de verdes intensos y pocos tallos a la vista, así como la presencia de flores blancas.

Por lo mismo, en el caso de las terrazas que se ubican en balcones de departamentos o que no están vinculadas a un jardín, la especialista plantea que «siempre será importante la presencia de plantas y materiales nobles como la madera, piedras y, según lo que se quiera, la incorporación de agua».

En el caso de espacios poco luminosos y húmedos, aconseja que esto sea aprovechado como una característica de confort, como en la estética tradicional japonesa. «La utilización de materiales que aporten calidez como la madera, las varas de bambú o las varas de mimbre sin partir, la incorporación del fuego, dependiendo del tamaño de la terraza, en un fogón, una barbacoa o simplemente incorporando velas o quemadores, convertirán la falta de luz en un espacio íntimo y acogedor», asegura.

En este sentido, señala que es bueno contar con una iluminación indirecta, de rebote o con lámparas puntuales de luz baja, y con una buena iluminación dirigida en los puntos precisos que se requiera, como un sillón para leer, la mesa de comer o la barbacoa.

Si la terraza se ubica en un espacio caluroso y luminoso, la experta de la U. del Pacífico aconseja incorporar algún elemento que incluya el agua, como una fuente con plantas acuáticas o una caída de agua por un muro, y utilizar muros verdes, trepadores y plantas abundantes en hojas, más que elementos decorativos, ya que constituyen elementos climáticos que ayudarán a disipar la temperatura y evitarán la acumulación de calor.

«El calor y el exceso de luminosidad pueden ser componentes poco amigables a la hora de querer pasar un rato y compartir con otros. Para terrazas calurosas es importante asegurarse de que tenga un buen techo cobertor de gran aislación térmica y que este sea alto en relación a la terraza, de manera que permita una buena circulación de aire. También la instalación de un ventilador para techo de aspa horizontal será de gran ayuda, a lo que se le podrá dar un carácter tropical», comenta como idea.

Sobre las terrazas con cielos despejados, Montt valora la posibilidad que entrega este tipo de obras, ya que «en general entrega una curva de visión más amplia, permitiendo ver el cielo sobre nuestras cabezas y el horizonte, ideales para la realización de un fogón en obra. Sin embargo, poderse cubrirse de la radiación solar y del rocío nocturno permitirán un uso más confortable de la terraza, por lo que la implementación de un toldo parcial o un quitasol será de gran ayuda», indica.

A la inversa, cuando techamos una terraza, se debe observar qué tan expuesta al sol estará y definir si nos interesa que el techo sea traslúcido o completamente opaco. «En general, un techo de terraza debe tamizar la luz, generando una sombra con un juego de claroscuros, lo que se puede lograr con una estructura secundaria tipo celosía o treillage. También son aconsejables las varas de bambú o de mimbre sin partir. Sobre esto deberá haber una cubierta traslúcida que proteja de la lluvia. Otra alternativa para situaciones más asoleadas puede ser un techo opaco con un encielado de madera, pero en cualquiera de los casos es importante que tengan una buena altura interior», finaliza.

Para terrazas pequeñas:

– La madera y la piedra son de gran ayuda.

– Las plantas, las texturas vivas y verdes, siempre son protagonistas, considerando que podemos contar con las paredes y cuidando que no sean invasivas ni de gran tamaño.

– Una buena opción son los muebles hechos en obra, que nos permiten dar forma y determinar el espacio.

– Para dar un ambiente acogedor e íntimo, utilizar una iluminación indirecta y discreta que puede provenir de las plantas, apoyada de pequeños focos sobre una mesa.

Para terrazas amplias:

– Dependiendo de las posibilidades, se pueden generar distintos ambientes en el mismo espacio: implementar un lugar de cómodos muebles de estar tipo sofá, muebles individuales y una mesa complementaria; incorporar un fogón que abrigue la noche; un par de muebles de relajo como reposeras; una barbacoa y una mesa de comer.

– Es conveniente tener un toldo o techo que permita mantener el mobiliario en el exterior, tanto en verano como en invierno.

– Implementar jardineras con flores de colores junto a plantas de hojas exuberantes, que le darán vida al espacio.

Leave a Reply

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of
× Pide tu tema al Tío Hoy Aquí